El obispo, Bernardo Álvarez, bendijo la tarde del domingo 21 de julio el esqueje que se plantó en el transcurso la celebración que tuvo lugar en la plaza de Tamaide.

Los jardines de la ermita del Hermano Pedro, en El Barrio de Tamaide, en el municipio de Santa Úrsula, acogen desde el domingo un pequeño ejemplar del conocido como árbol del Santo Hermano Pedro: un esquisúchil, una especie en peligro de extinción que está íntimamente ligado a la memora del santo chasnero.

El obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, participó en la bendición y plantación del árbol, junto a Sebastián García Martín, párroco actual del municipio, acompañado de don Ismael, antiguo párroco, y su hermano Hermógenes.

Un acto entrañable con muchas horas de trabajo, «el esquisuchil representa la lucha por la supervivencia, la voluntad para abrirse camino, la fuerza de la naturaleza, significado que desde hoy hunden sus raíces en El Barrio de Tamaide» asegura Juan Acosta, alcalde de Santa Úrsula. Con la siembra de este árbol se pretende perpetuar la memoria del Santo Hermano Pedro «reforzando los lazos de fraternidad y la vinculación con los vecinos del barrio» concluye Juan Acosta.

En la siembra del árbol estuvo presente además don Alfredo Reyes Betancort director del Jardín Botánico quien explicó los detalle botánicos del árbol y Fray Horacio Prior de los Hermanos Bethlemitas, el cual ha vivido vinculado con este árbol en Guatemala desde pequeño.