Llega el mes de octubre y un año más destacan en nuestro pueblo las Fiestas Patronales en honor a Santa Úrsula y nuestra Señora  del Rosario. ¿Qué pueden representar las fiestas patronales para Santa Úrsula, para todas las personas que se sienten parte de este bonito municipio norteño?

Días de júbilo, de deleite, de vida, de amistad, de acogida, de compañía, de participación común entre mayores, jóvenes y niños en las actividades y actos programados.

Tiempo en los que quienes aquí vivimos, observamos que el pueblo se resplandece y, en cierto modo, renace por la vuelta a casa de aquellos que un día salieron y se reencuentran con sus raíces, con olores familiares y caras amigas.

Espacio para el reencuentro con nuestras tradiciones y el senti- miento de añoranza por quienes nos faltan, pese a que siempre están en nuestra memoria colectiva.

Momentos en los que rejuvenecemos las ilusiones y en los que ponemos de relieve esas maneras que tenemos los de aquí de convivir desde la hospitalidad hacia quienes nos visitan. Instantes en los que nos encontramos con personas queridas y amadas, atiborrando las calles, plazas y terrazas, donde espero encontrarles bailando, riendo.

Me consta el esfuerzo y la ilusión en la organización de todas las actividades que se han programado, y no me queda más que agradecerles su implicación. En nombre del Ayuntamiento de Santa Úrsula, quiero agradecer como siempre el esfuerzo de todos los que hacen posible que estos días nuestro pueblo brille con luz propia.

Sin más que desearles que disfruten todas y todos de estos días que vienen, transmitirles el enorme orgullo que me produce poder saludarles un año más, les deseo ¡Felices Fiestas!