SanClemente2El centenario de la Parroquia de Santa Úrsula ha sido el motivo por el cual los herederos de la Hacienda de San Clemente en Santa Úrsula han prestado durante esta semana la venerable imagen de San Clemente.

Una imagen posiblemente del siglo XVII, es de papel encolado, excepto la cabeza, las manos y los pies. Son muchos los vecinos que añoran las fiestas en Honor a San Clemente es por lo que a continuación ponemos la información que se encuentra en la página web del ayuntamiento:

Hacienda de San Clemente

Se sitúan ambas en la zona del Malpaís.

Fue en esta magnífica hacienda, donde don Alonso de Nava y Grimón hizo sus primeros experimentos con plantas traídas de América. Además de ser un hombre ilustre, fue solidario, ya que cedió su casa a personas enfermas cuando Santa Úrsula estaba carente de medios económicos.

Actualmente, la hacienda se encuentra dividida en tres grandes propiedades. El conjunto de la hacienda, la casa principal, fue residencia veraniega de los marqueses, Marqués y Marquesa de Villanueva del Prado. En su fachada ostenta el escudo de la marquesa de Villanueva del Prado. Tiene dos plantas, cubiertas de tejado con cuerpos laterales aterrazadas y un patio principal.

También del extremo derecho del patio, parten dos edificios, uno de los cuales tenían habitaciones en la parte alta, mientras que la parte baja era utilizada para almacenar.

En la hacienda se daban varios cultivos, siendo el principal la vid. Una parte del terreno de la hacienda fue cedida a María Vergara Grimón, quién además de viña plantó trigo, a cambio de dar a sus propietarios una parte de lo recolectado.

Ermita de San Clemente.

Dentro de la hacienda, hay una pequeña ermita, la Ermita de San Clemente. Fue construida por iniciativa de don Tomás de Nava y Grimón, marqués de Villanueva del Prado, que dejó constancia en su testamento del 17 de diciembre de 1667, de su intención de construir una ermita en su Hacienda de Santa Úrsula, bajo la advocación y veneración de San Clemente. Su construcción concluyó en el año 1683. Para su edificación se utilizó un trozo de terreno en su hacienda de Santa Úrsula, El Malpaís, donde existió con anterioridad un oratorio erigido por Claudio Grimón, su tío. En dicho recinto religioso se albergó durante años el famoso Tríptico de Navas, adquirido con posterioridad por el Gobierno de Canarias. Posee un retablo tallado en madera, en cuyo centro se encuentra el Señor con la Virgen y el Niño, en una hornacina de cristal, y en la parte inferior, un óleo atribuido a la escuela francesa del siglo XVII de autor anónimo.

Se celebraron aquí fiestas en honor al santo, San Clemente, coincidiendo con su festividad el 23 de Noviembre. Consistía en sacar el santo en procesión por la hacienda y sus alrededores. A continuación, se celebraba una misa seguida de una gran fiesta popular presidida por los representantes de las dos familias propietarias de la hacienda.

Los domingos y festivos la ermita era utilizada por los marqueses y sus familias con permiso del obispo de la Diócesis para que un cura de la parroquia de Santa Úrsula diera misa. A ella podían asistir los colonos y los medianeros de la hacienda y sus alrededores.