El pleno de Santa Úrsula ha aprobado por unanimidad la DECLARACIÓN DE EMERGENCIA CLIMÁTICA e inicia los trámites para contar con la participación ciudadana en el Plan de Acción del Clima y la Energía Sostenible (PACES).

En dicho plan figura una treintena de medidas que se llevarán a cabo para reducir las emisiones de CO2 y de gases de efecto invernadero en un mínimo del 40% antes de 2030 e impulsar el consumo de energías limpias.

Dichas medidas contemplan las peticiones realizadas por los jóvenes del municipio durante la huelga mundial para la lucha del cambio climático, el pasado 27 de septiembre, y por la asociación de Madres por el Clima.

La aprobación por unanimidad de la declaración de emergencia climática tuvo lugar en el pleno de ayer jueves, 28 de noviembre, justamente el mismo día que el Parlamento Europeo ha declarado la situación de emergencia climática y medioambiental en los países miembros de la UE.

Todos los grupos políticos que conforman el pleno del Ayuntamiento de Santa Úrsula –AISU, PP y PSOE- han estado de acuerdo en la urgencia de hacer frente a esta amenaza mundial.