Santa Úrsula celebró ayer viernes por la tarde la vigésimo primera edición de una cita ineludible para los amantes de la fiesta canaria

El barrio santaursulero de La Corujera acogió la vigésimo primera edición de su popular romería, una cita que se celebra cada último viernes de mayo y que se ha convertido ya en un encuentro consolidado dentro del calendario de las fiestas tradicionales.

La romería partió de la conocida zona de La Tosquita, donde comenzaron a desfilar las parrandas y grupos folclóricos junto a multitud de vecinos y visitantes ataviados con el traje típico. Una fiesta en la que no faltó las papas, el pan con chorizo, la carne asada, los huevos duros y, por supuesto, el buen vino de la tierra.

La Romería de La Corujera surgió hace 21 años a iniciativa de los integrantes de la comunidad educativa del colegio de este barrio, el más grande y populoso de Santa Úrsula. La idea de entonces fue la promoción de las tradiciones isleñas, celebrando el Día de Canarias con una romería en la que pudieran participar no solo los alumnos y profesores, sino también sus familiares y todas aquellas personas del municipio que quisieran sumarse. Desde entonces, este encuentro, que en los últimos años viene organizando la Asociación de Vecinos Micheque, no ha dejado de crecer, contando con una gran afluencia de participantes y un ambiente festivo en torno a las tradiciones más arraigadas.