Antiguamente, los jardines de esta plaza eran tan llamativos y bonitos que en 1951 el primer Ministro de Inglaterra Winston Churchill y su esposa Lady Clementina cuando pasaban por el lugar, quisieron parar para deleitarse con la belleza de los mismos.