Como cada año llega Octubre, el Otoño y nuestras queridas fiestas patronales en honor a Santa Úrsula, Virgen y Mártir, y a Nuestra Señora del Rosario.

Hace ya casi nueve años que por estudios y trabajo tuve que marchar del maravilloso pueblo y la tierra que me vio nacer. Cada uno de esos días echo de menos a su maravillosa gente, nuestra gente santaursulera, y llevo allá donde voy con orgullo el nombre del mismo por bandera.

No tengo palabras para expresar la gran sorpresa y el honor que ha supuesto para mí recibir de manos de nuestro concejal de Fiestas la propuesta de ser pregonera en el presente año. Yo, la nieta de Pepe “El Rubio” y Milagros, los del Bar Abreu, la maestra de música, jamás lo hubiera imaginado. Pero me siento inmensamente honrada por ello y, de corazón, espero estar a la altura.

Muchos otros han sido y son merecedores de tal honor, y espero poder ser voz de todos y cada uno de ellos en este año tan especial en el que nuestras fiestas patronales están dedicadas a la música. Año de celebraciones por el XXV Aniversario de mi querida A. M. C. Ernesto Beteta, a la que tanto le debo y que tanto quiero.

La Cultura y el Arte son dos grandes pilares que enriquecen y sustentan a la humanidad. En el caso de nuestro municipio, nuestra estimada Banda de Música con su escuela, y en especial la figura de nuestro querido fundador, Don Ernesto Beteta Garmendía han marcado un antes  un después en la historia socio-culural y artística de Santa Úrsula. Importante y digna de alabanza es la gran labor desempeñada durante estos 25 años por y para la gente de nuestro pueblo, contando siempre con el inestimable apoyo del Ilustre Ayuntamiento. Un cuarto de siglo del que he tenido la suerte de formar parte y durante el que muchas hemos sido ya las generaciones criadas y educadas bajo el seno de una agrupación que fomenta la cultura, el amor a la música, el compañerismo, la pasión por nuestro pueblo y por sus fiestas, la sociabilización y otros muchos valores positivos que tan necesariamente deben ser inculcados en los tiempos que corren.

Aprovecho para enviarles a todos, queridos vecinos, amigos y familia santaursulera mis mejores deseos, instándoles a seguir luchando por el desarrollo y avance de nuestro pueblo. Haciendo honor a nuestros antepasados, que con tanto esfuerzo trabajaron duro para levantarlo y dejarnos el maravilloso legado que supone ser hijos del Municipio de Santa Úrsula. Luchemos para perpetuar esa herencia y transmitirla a futuras generaciones.

¡Felices Fiestas! Espero de corazón que participen de ellas, de nuestras tradiciones e innovaciones, siempre en armonía y con ilusión.