Por primera vez tengo el placer de dirigirme como alcalde no sólo a las familias y personas que viven en el pintoresco barrio de El Calvario, sino a todos los que, por un sinfín de razones, disfrutan de las fiestas en honor a San Luis Rey de Francia. Por esta razón, aprovecho asimismo para expresar mi agradecimiento por poder escribir estas palabras.
Cuando llegan estas fechas, el barrio se viste de alegría y colorido, así que los animo a todos los vecinos y vecinas a participar en cada una de las actividades y eventos que se han organizado para ustedes, así como para los muchos foráneos que por unos días disfrutan de una programación que conserva y atesora una tradición en un marco de cultura y arraigo popular incuantificables.
Soy consciente del compromiso y esfuerzo necesario para desarrollar unos actos de estas características, especialmente cuando la implicación es colectiva y máxime, pues esta fiesta no sería posible sin su apoyo. Por ello, desde estas líneas, quiero agradecer a la Comisión de Fiestas y a todas las personas que trabajan desinteresadamente.
Como les decía, San Luis reúne algunos de los actos populares más arraigados del municipio, pero que conviven también con apuestas más modernas. En estos días se demuestra que El Calvario tiene pasado pero que, sobre todo, tiene futuro. Espero que la programación festiva sea del agrado de todos: a niños, a jóvenes, a mayores… Todos tienen su lugar en las fiestas de San Luis.
Tan sólo me falta desearles unas felices fiestas, que disfruten lo máximo posible con las actividades programadas y que la hospitalidad, tolerancia, solidaridad y cariño que nos caracterizan se plasmen en nuestras calles y plazas, para nuestro propio disfrute y para el de todos los visitantes que se acercan en estos días a nuestro pueblo. ¡Felices fiestas a todos!

¡Viva San Luis! ¡Viva El Calvario!

Alcalde – Presidente